LA MUERTE EN MADRID 1939

EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DIJERON

Por esas omisiones imperdonables que tiene el olvido, La muerte en Madrid es una de las obras menos conocidas de Raúl González Tuñón. Este poemario, que es un canto a la resistencia de los madrileños durante la Guerra Civil Española, se editó por primera vez en 1939. Hasta hace unos días, encontrar un ejemplar de ese texto emblemático en las librerías de usados era un milagro o un golpe de suerte. La poeta española Pilar Iglesias, coordinadora del Taller de Poesía de AUPA (Asociación Unión de Profesionales Artistas y Otros por los niños del mundo), decidió saldar la deuda que el mundo de habla hispana tenía con el autor de El violín del diablo y después de dos años de esfuerzo y trabajo de hormiga acaba de reeditar el libro, con una tirada de 3000 ejemplares. “La patria de un poeta es la lengua”, dijo durante la presentación en el café Tuñón. La escucha muy atenta la esposa del poeta, Nélida Rodríguez Marqués que junto a otras personalidades del además de otros reconocidos personajes del ambiente literario.

“No es lírica de desván, es sangre que se inflama en palabras que culminan en música, para volver a las calles donde a las voces de Lorca y Machado le repican ¡Libertad querida¡ 
Todo lo registra, inventando formas para la iconografía revolucionaria desde la aurora del toro y la paloma. Madrid es sentida como madre universal del nacimiento y de la muerte, consagrada por el fuego, nombra a esta ciudad novia del Mundo a la que festejan los hambrientos de vida. “ (R. Flores)


"RAÚL GONZÁLEZ TUÑÓN es un gran pintor. Pinta las balas de la muerte y un Madrid de humo y niebla. RAÚL GONZÁLEZ TUÑÓN, anduvo de frente en el frente; allí donde caían los mejores; y se le puede uno imaginar comiendo el pan viejo de las trincheras.Un libro, LA MUERTE EN MADRID. Un libro de poesía. Un cantar lírico a una ciudad y sus gentes en una dura existencia: la guerra; un canto donde el poeta fricciona la lengua en el decir de Pellegrini, para crear un cielo que se mira desde el futuro, un aire que nos envuelve con olor a vida en el mismo centro de la muerte. Un libro que da vida como una piedra preciosa. Los poetas son buscadores de piedras preciosas para regalárselas a los otros. Piedras preciosas la Libertad. Dicen sus versos: “nosotros tenemos vergüenza, la Libertad no la tiene” (J. C. Piovano)




Pilar Iglesias coordinadora del  TALLER DE  POESÍA